LA CORPORACIÓN DE LA DEMOCRACIA

 

Hace poco conmemoramos el 25 aniversario de la instauración de la democracia en España y en el acto organizado por el Ayuntamiento calpino nos reencontramos muchos de los que en el año 1979 iniciamos una nueva andadura en nuestra villa. Algunos abordamos esta gran etapa de convivencia, de derechos y de libertades con una gran ilusión, otros quizás, con dudas no exentas de cierto temor. No en vano las urnas habían permanecido arrinconadas durante más de 40 años.  

El primero de Marzo de 1979 los calpinos fuimos mayoritariamente a depositar nuestro voto en las elecciones generales en las que Adolfo Suárez refrenda su mayoría y sólo 3 días después se presenta el primer gobierno constitucional. En aquellos días la política local bullía de actividad, reuniones en casas particulares, contactos entre posibles candidatos. La inexperiencia que teníamos todos  en lo que era la mecánica electoral hacia que miráramos los papeles a presentar con lupa. Recuerdo el zipizape que se formó en el PSOE local en el que 8 de los 13 candidatos se retiraron por desavenencias internas. Las demás candidaturas no estuvieron exentas de algunos tira y afloja. Todos estábamos inmersos en reuniones maratonianas. Los de la UCD teníamos la sede en la calle Purísima ( lo que fue el antiguo Casino de Fina) allí de perfiló la candidatura que encabezaba Francisco Camañez Crespo como candidato a la alcaldía y que incluyó a dos independientes en la lista (Enrique Llinares Sala en el número 4 y Francisco Savall Mascarell en el 6) el segundo puesto fue para Jaime Crespo Sala.  

Finalmente de las 3 candidaturas previstas ( UCD, PSOE y PC)  para concurrir a las urnas en día 3 de Abril, sólo fueron dos. El Partido Comunista cuya candidatura encabezó Francisco Álvarez Gisema y la de  Unión de Centro Democrático con Francisco Camañez como número uno.

Fue un día memorable para los que nunca habían vivido unas elecciones plenamente libres y democráticas. El electorado otorgó a la UCD 11 concejales electos y los 2 restantes al PC.  

El Ayuntamiento se constituyó formalmente el día 19  de Abril de 1979. Teníamos tanta ilusión por trabajar desinteresadamente que cuando el secretario nos comunicó que los nuevos concejales tenían que recibir una asignación económica casi nadie quería. Finalmente, se decidió abrir una cuenta en la que depositábamos el ( creo recordar) 20 por ciento de lo que cobrábamos, que oscilaba el Alcalde en unas 50.000 Ptas. Los Tenientes de Alcalde en 13.000 y los Concejales 11.000. Con este dinero pretendíamos suplir algunas necesidades de nuestro pueblo que no estaban suficientemente dotadas o no estaban contempladas en el presupuesto municipal. Pocos sabrán que el Alcalde dedicó gran parte de su sueldo a obras benéficas y sociales y que del fondo común se equipo de mobiliario el recién adquirido Local del Pensionista. Hasta los damnificados de las inundaciones de la “pantanà de Tous” recibieron 600.000 Ptas. de estos fondos.  

La primera corporación democrática estaba formada por:

Alcalde

 Francisco Camañez Crespo.UCD

1º Tnte. de Alcalde Jaime Crespo Sala. UCD

2º Tnte de Alcalde Constantino Ivars Such. UCD

3º Tnte de Alcalde Andrés Ortolá Tomás. UCD

4º Tnte de Alcalde Francisco Alvarez Gisema. PC

Concejales

Enrique Llinares Sala. Independiente.

Juan Roselló Martinez. UCD.

Francisco Savall Mascarell. Independiente.

Damián Crespo Pineda. UCD.

Juan J. Morató Vives. UCD.

Laureano Llinares Grau.UCD

Eugenio León Cardona. UCD .

Vicente Company Palomares. PC.

Así mismo, Jaime Crespo Sala fue nombrado Diputado Provincial.  

Curiosamente, uno de los primeros acuerdos que toma la nueva corporación fue solicitar la autonomía para el País Valencia.

Muchos han olvidado que por aquellas fechas bastantes  niños iban a clase en locales alquilados al no haber bastantes plazas en los escasos colegios y que la construcción de 16 unidades más puso fin a este problema. O que, teníamos que subir hasta la carretera general a coger los autobuses de línea para desplazarnos a Alicante y otras poblaciones y que una de las gestiones más duras por parte del alcalde fue el conseguir su entrada en la población.

Así mismo, se acometieron con bastante acierto aperturas de calles como Fleming, Norte, Petit o las prolongaciones de las calles Purísima o Fuente.

Algunas de las realizaciones de esta corporación fueron; Urbanización del Grupo Antonio Ramos. Restauración de la Cruz de piedra. Fuente de la Plaza de Colón. Canalización del río. Compra de los terrenos de la zona deportiva. Construcción del Polideportivo y de la Guardería infantil (iniciada por la corporación anterior) . Repetidor de Televisión. Restauración de las Ermitas de San Juan y San Salvador. Restauración del Pendón. Centro Municipal de Cultura y Biblioteca Municipal. Creación Revista Calp.  Centro  Municipal del Jubilado. Restauración del Torreón de la Pesa y así un largo etcétera.

Teníamos poca experiencia en administración local ( éramos todos primerizos) pero por suerte contamos desde el primer día con la inestimable ayuda del secretario de la corporación Manuel Miró Soler. Gran hombre, inteligente y con un fino instinto de cómo llevar la gestión municipal. Pronto se produjo un sincronismo entre  nosotros y la persona de “ don Manuel” como le llamábamos todos. Pero, fue el alcalde Camañez el que mejor sintonizó con él, entre los dos formaron un magnifico tandem que dio sus frutos en la consecución de múltiples expedientes. En ocasiones el secretario le decía a Camañez ¡ don Paco, liémonos la manta a la cabeza y vamos a hacerlo así! Y la mayoría de veces conseguían que los temas salieran pronto y bien.

No todo fueron alegrías, también hubo desgracias como el asesinato de nuestro párroco Antonio Penalva a manos de un vulgar ladrón.

Sobresaltos como el que nos dio el Tnte. Coronel Tejero el 23 F en el que algunos tuvieron un buen susto y que posteriores dimes y diretes hicieron que a partir de ese día se grabaran las sesiones del Ayuntamiento Pleno.

Pecamos de buena fe al convocar una asamblea/consulta  para explicar las gestiones que se estaban realizando con el fin de conseguir el Peñón de Ifach como propiedad municipal. La asamblea acabó al final como el rosario de la aurora y este tema hizo correr ríos de tinta desde Enero de 1982 hasta finales del mismo año.

Algo bueno hubo en aquella primera corporación y fue la armonía que existió entre todos los Concejales. Hasta el punto de irnos a cenar después de los Plenos  y acabábamos jugando a las cartas. Casi siempre ganaba el equipo del Alcalde y nos costaba pagar la comida a los demás.

Hace más de un cuarto de siglo de aquella Corporación, creo que el balance fue positivo a tenor de los muchos problemas solucionados y que quizás al no  “sembrar de placas inauguratorias” lo conseguido,  las generaciones posteriores al sólo fijarnos en el día a día no solemos valorar la gestión de aquellos pioneros de la democracia que no lo tuvieron tan fácil, pero  sobraba ilusión y ganas con lo que suplimos nuestra neófitez política.

Lamentablemente, hoy en día los servidores públicos (afortunadamente unos pocos) con su conducta han contribuido a desprestigiar el cargo de Concejal.

Andrés Ortolá Tomás