DESCRIPCIÓN DEL CAMINO ENTRE CALP Y BENISSA EN 1853


En 1853 Nicolás Lloret Reyner y Manuel Cortés Morales, capitanes de Estado Mayor de la Capitanía General de Valencia, redactaron un informe sobre el itinerario que habían realizado entre Valencia y Alicante -ida por el interior y vuelta por el litoral- en la primavera de aquel año. El objetivo de este informe militar era dejar constancia de la situación en que se encontraban las comunicaciones terrestres entre ambas capitales, mencionando los accidentes geográficos, los cultivos, el estado de los caminos y puentes, de las casas de campo orilladas en los caminos y, por supuesto, las características de cada una de las poblaciones que eran visitadas -números de habitantes y de casas, estado de las fortalezas allá donde las hubiera, hospitales, pensiones, fábricas, comercio, etcétera-, así como de las poblaciones más próximas.

Hoy queremos exponer a la curiosidad de los calpinos (ya se hizo en estas mismas páginas el correspondiente de Altea hasta Calp) el que desde nuestra villa se dirigía a Benissa a través de tierras de labor y atravesando el Barranco del Pou Roig. Por supuesto en aquellos años, este era un camino de herradura y por tanto, no apto para carros. El camino arrancaba de la entonces Plaza del Mercat recorriendo lo que posteriormente ha sido la calle de la Fuente.

Plano de Calpe de la misma época, donde se ven los caminos que salían de nuestra villa.

Y dice así: “El camino de herradura de Calpe a Benisa que seguimos es incomodo para el transito por las piedras del piso, internándose entre viñedos, tierras labradas y garroferales, valiéndose para facilitar estos cultivos de escalones formados por tapias de piedras.

Vencida la corta bajada del arrabal continúan sin desniveles notables el camino ligeramente ondulado a su proximidad hasta acercarse al barranco del Pou Roig o de Bernia, el cual es de fondo peñascoso y márgenes poco elevadas, y sólo lleva aguas en los tiempos de lluvia y cuando estas son considerables suele interceptar el paso mientras continúan. Por donde se atraviesa ahora determinan sus vertientes de derecha, una parte de la cordillera que forma el cabo Toix, llamado monte Bernia, y de que antes nos apartamos, y las vertientes de su izquierda lo son las de la cordillera ramificación de la anterior, por cuya ladera se empieza a ascender inmediatamente después de salir del barranco, no permitiendo la inclinación y los escalones de los cultivos el acceso a infantería en todas direcciones. Terminadas las subidas al ventorrillo de Cabrera se marcha por la cumbre de la última cordillera mencionada, marcándose por consiguiente la dirección de aguas al barranco citado y a otro de la derecha que se une al anterior antes de su conclusión en el mar, oponiéndose a la fácil bajada a ambos las mismas causas que imposibilitaban la salida del camino mientras la subida a la cima en que nos hallamos continuando por ella ascendiéndose hasta la ermita de San Antonio y sin descender en el intervalo que queda a Benisa.

Continua la descripción al minuto de los accidentes y casas que se encuentran en el camino o a poca distancia.

Salida de Calp desde la plaza del mercado.

Calle Mayor y Plaza del Mercado desde arrancaba el antiguo camino a Benisa y Altea.

 

1' concluye el arrabal y se sigue en descenso hasta 3' de la puerta.

6' casas de viñadores a los lados un poco separadas.

12' casas en los dos lados a 1'

17' camino de herradura a una casa de campo que dista 1' por la izquierda. Esta casa existe todavía y es conocida como de la Soliva.

21' otro camino de herradura a izquierda al que de Altea va a Calpe. Aquí se une el camino que viene de Altea hacia Benissa.

27' barranco del Pou Roig o de Bernia. Aquí el camino se introduce en el interior del barranco.

28' se sale del cauce del barranco a la margen izquierda y empieza subida suave.

33' camino de herradura a la casa de Mirall 1' a derecha.

47' concluye la subida.

51' ventorrillo de Cabrera a derecha. Se refiere a la actual Venta de la Chata.

1 hora y 1' subida poco inclinada a 5'.

1 h. 6' casa del Pinar a 1' a izquierda.

1 h. 8' Ventorrillo de Crespo a derecha y principio de otra subida igual a la última.

1 h. 14' camino de herradura a la derecha a labores.

1 h. 20' termina la subida.

1 h. 23' casa pequeña a 2' a izquierda.

1 h. 27' principio de otra subida pendiente de 3'.

1 h. 35' ermita de San Antonio a la izquierda.

1 h. 37' camino de herradura a Jalón a 2 h. a izquierda.

1 h. 43' otro camino a labores al mismo lado.

1 h. 46' molinos de viento a izquierda.

1 h. 50' tapia a la izquierda.

1 h. 52' casas de Benisa a la derecha y a 2' empiezan casas del mismo pueblo a la izquierda.

 

En estas observaciones militares, también encontramos una interesante descripción de nuestro pueblo que dice así; Calpe villa de trescientos quince vecinos, situada en una loma próxima al mar, en la ensenada que forma el cabo de Toix y el monte Hifac. La población está cerrada con su muro de mampostería aspillerado de 20 a 25 pies de altura y 2 ½ de espesor y su trazado de frentes bastionados. Tiene dos únicas salidas, la de tierra al NO y la del mar al SE; la primera comunica con el pequeño arrabal contiguo al muro. Por SO domina la población la eminencia sobre la que se halla la ermita del calvario y sus alrededores son desiguales cultivados con viñedos, sembrados y algarrobos, la ensenada solo proporciona abrigo a las embarcaciones en los veranos, no estando su puerto habilitado.

Las 240 casas de que se compone son de dos pisos pequeños y de reducidas comodidades. Los medios de subsistencia son escasos y corto el número de transportes que podrán hallarse en este punto”

 

Plaza del Mercado y calle del Calvario.

A la vista de este informe podemos ver que prácticamente se tardaban dos largas horas entre Calp y Benissa y dos y media hacia la vecina Altea. Nada que ver con lo que estamos acostumbrados hoy en día.

Andrés Ortolá Tomás