La iglesia de la Virgen de las Nieves

 

Los orígenes del templo parroquial de la villa de Calpe se nos antojan totalmente desconocidos, no existe prácticamente documentación alguna al haberse quemado el Archivo Parroquial en dos ocasiones. En 1637 y 1936, y con el añadido de desaparecer también otros archivos locales y el Diocesano durante la guerra civil española de 1936.

Plano de 1745 en el que se puede observar la iglesia y casa abadía en el ángulo de la muralla

Las primeras noticias nos las proporciona el padre Vicente Llopis en su obra Calpe en su primera edición de 1947 y posteriormente ampliada en la de 1953. Según Llopis cuando el rey Jaume I el Conquistador liberó Calpe en el siglo XIII “convirtió en iglesia un pequeño edificio enclavado en uno de los ángulos del reducido cubo de murallas que la colonia romana primero, y el pueblo musulmán después, levantaron en el centro de la bahía de Calpe”. Cierto es que el pueblo de Calpe existía como una simple alquería y puede que ya estuviera fortificada habida cuenta del peligro que representaba una población cercana al litoral. Prueba de ello es el interés que demuestra Pedro IV al ordenar en 1338 que se refuercen las murallas de la villa. Ya en el siglo XVI y concretamente en 1577 se efectúan trabajos en el baluarte de la iglesia. Parece ser que sobre el campanario actual existió una pequeña torre con una pieza de artillería. Todavía se pueden ver sobre el tejado de la iglesia restos de la base de dicha torre.

Antigua imagen en la que ya se aprecia la reforma de mediados del siglo XIX

Nuestra iglesia consta de tres fases constructivas claramente delimitadas y que no solo se aprecian en el interior del templo, si no también sobre los tejados del mismo. La primera fase y la más antigua, corresponde a lo que hoy es el altar, la sacristía y el coro. Esta parte, toda ella de piedra tosca, esta claro que por su forma, estilo y altura corresponde a un edificio de carácter religioso, está adosado todo el a la antigua muralla y su puerta estaría situada a la derecha de lo que hoy es altar, donde presumiblemente se construyo la casa abadía en la ampliación de finales del siglo XVI. En esta ampliación- en la que parece que tomó parte el beato Juan de Ribera Arzobispo de Valencia entre 1568 y 1611- se construyó la parte más importante al edificar toda la nave central y colocar su puerta en el lateral con lo cual la iglesia quedó adosada entre el muro  y dos casas, una de ellas la casa abadía que perduró hasta 1973 en que fue derribada con motivo de la construcción del nuevo templo.

A la izquierda primitiva fachada y plazoleta de la iglesia

El arzobispo Juan de Ribera dictó un Decreto el 5 de Febrero de 1580 restableciendo en parroquia la iglesia de Calpe. En el techo de la nave central podemos ver el escudo de este Arzobispo. Así mismo en el Decreto del Patriarca se manifiesta que visitó expresamente el lugar de Calpe.

Con esta amplia reforma la iglesia calpina queda adecuada para las necesidades de una población de unas 60 casas. En su visita a Calpe el día 5 de diciembre de 1597 Bernat Catalá nos dice que “oí misa en la esglèsia sots invocació de Nostra Senyora, ès bonita y proporcionada al poble”. En 1617 visita Calpe el nuevo Arzobispo de Valencia Isidoro Aliaga el cual nos comenta que el pueblo consta de 60 casas y 220 fieles.

Según Llopis: en 1750 se hizo la sacristía y el coro y se cambió su pavimento  que era de piedrecillas del río y de la playa, formando vistosos mosaicos por grandes ladrillos de barro rojizo.

A mediados del siglo XIX se derriban dos casas para ampliar- sobre el solar de una de ellas- nuevamente la iglesia que se había quedado pequeña para una población de 1700 habitantes. En esta ocasión se agranda sin guardar ningún estilo y en el solar de la segunda casa se forma una plazoleta y se abre una nueva puerta que pasa a ser la principal. Esta ampliación dura hasta 1973.

Pero volvamos a principios del siglo XX. En 1904 por parte del cura Ginés Almagro se acometen algunas reformas en el campanario y ya en 1913 es el párroco Juan Rostoll el que pavimenta la iglesia con mosaico, cubriendo los ladrillos de barro cocido, colocados 163 años antes. Cabe decir que en unas catas realizadas por mi mismo en 1985 descubrí que todos los pavimentos están superpuestos unos encima de otros.

Al poco de iniciarse la guerra civil (1936-39) en el mes  de Agosto la iglesia fue asaltada,  quemados sus santos y destruidas sus campanas.

Destruido quedó su altar mayor de estilo barroco con profusión de dorado a fuego. En una hornacina de dicho altar había una talla de la Virgen de las Nieves del siglo XVII y la imagen del Cristo de Sudor fue pasto de las llamas revolucionarias.

El 7 de Febrero de 1937 el Ayuntamiento adopta el acuerdo de dedicar la iglesia a mercado de abastos, para facilitar el acceso al nuevo mercado se abre una puerta hacia la calle Trinquete. Esta situación dura hasta el 5 de Marzo de 1939.

Abierta nuevamente al culto la iglesia es remozada y en 1944 se renueva casi todo su tejado. En 1947 se reponen las campanas destruidas y se repara el campanario.

En Octubre de 1963 el entonces párroco de Calpe Enrique Garrigós ante la poca capacidad del templo propone levantar otro, es elegido como solar la plaza de la iglesia adquiriendo la manzana de casas que conforman la calle Virgen de las Nieves y la plaza de la Villa. En junio de 1968 son demolidas dichas viviendas y en el proyecto original se contemplaba el derribo de la antigua iglesia. En enero de 1970 los calpinos ya se habían acostumbrado a tener un espacio libre y con esta idea el Ayuntamiento propone el construir la nueva iglesia en otro solar y además surge el problema de que Bellas Artes impide el derribo de la iglesia antigua, la junta creada para la construcción del nuevo templo desestima el cambio de ubicación y finalmente se construye en el lugar previsto inicialmente. Fue una lastima que después de hacer todas las paredes de piedra a imitación de las viejas murallas se enlucieran con cemento.

Última reforma en 1986

En Marzo de 1982 se cumple el III Centenario del Cristo del Sudor patrón de Calpe, aunque canónicamente la titular sea la Virgen de las Nieves. Para conmemorar esta efemérides se nombra una junta que se encargará de organizar todos los actos, esta junta al año siguiente emprende la tarea de restaurar la antigua iglesia. Previamente y para la festividad de Marzo se efectuaron pequeñas reformas y se pintó interiormente.  Dentro de la junta existen diferentes opiniones de cómo se debe restaurar la iglesia, frente a los que defienden la postura de devolver la iglesia a su estado original del siglo XVI, están los que prefieren utilizar materiales modernos, como el mármol y restaurar el altar construido en la década de los 40. Digamos que la segunda postura era la “menos atrevida” y fue la que finalmente se llevó a la practica. Aprovechando que se iba a poner piso de mármol se efectuaron catas en todo el piso de la iglesia con el fin de encontrar sótanos o tumbas, el único enterramiento que se encontró fue a los pies del altar mayor, no así los sótanos a pesar de efectuar catas hasta los dos metros de profundidad.

Andrés Ortolá Tomás